construcción_estado

Consolidación del Estado saharaui

Desde hace más de 40 años, las y los refugiados saharauis viven “almacenados” en los campamentos, marcados por la desesperación y la impotencia, altamente dependientes de la ayuda exterior, y en condiciones muy difíciles.

Todo ello, a pesar de los enormes esfuerzos de las autoridades saharauis por dotar a la población de unas condiciones dignas para la vida en los campamentos.

Esta situación tiene, en su origen y fundamento, en las políticas de nuestros sucesivos gobernantes, y de la propia Comunidad Internacional. Resulta evidente que, en relación con la situación de la población refugiada, España tiene un rol principal que desempeñar en calidad de “potencia administradora” del Territorio, estatus que jamás ha perdido, y debe velar por la situación de la población saharaui.

Sin embargo, por parte del Estado, su ayuda oficial de cooperación ha sido siempre un instrumento de la acción exterior utilizado para “calmar conciencias” y nunca ha ido acompañado de una estrategia política dirigida al objetivo último de la descolonización.

Además, resulta evidente que la eficacia de la ayuda se disipa si no va vinculada a una decidida presión política por la resolución del conflicto y el fin de la ocupación. No podemos, de ninguna manera, contentarnos con atender a las víctimas del conflicto.

  • ¿Resulta coherente nuestra cooperación/acción humanitaria con el trasfondo político de la causa saharaui?
  • ¿A falta de solución política, no corremos el riesgo de que la cooperación se convierta en un elemento de mantenimiento y reproducción del conflicto, en vez de contribuir a su resolución?
  • ¿No contribuye, quizás, la cooperación al manteniendo del statu quo (ayuda cómplice), compensando los efectos de la ocupación sobre la población refugiada al tiempo que se extraen intereses económicos directos de la ocupación?
  • ¿Estamos quizás, aun con nuestras mejores intenciones, generando una dependencia estructural de la ayuda?

 

DIFUNDE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email